¿Existe Evidencia Fuera de los Evangelios para Verificar la Confiabilidad de su Testimonio?

Una persona me preguntó sobre la corroboración y quería saber si había suficiente evidencia más allá de los Evangelios para verificar la fiabilidad de su testimonio. Comencé ayudándole a entender la naturaleza de la evidencia corroborativa y la información limitada que normalmente ofrecen esas pruebas. Cada pieza de evidencia corroborativa generalmente se refiere (y verifica) sólo a un punto en particular, un pequeño aspecto del testimonio del cual nosotros  inferiremos la “razonabilidad” de la cuenta de mayor. Una prueba que corrobora siempre es limitada; Se refieren solamente a un pequeño aspecto del evento en cuestión. Incluso con estos límites, sin embargo, los Evangelios están bien corroborados. He escrito un capítulo sobre esto en mi libro, Cold Case-cristianismo, pero aquí está un breve resumen de las pruebas “más allá de los Evangelios”:

 

Antiguas “Admisiones  Renuentes”

Autores e historiadores no cristianos de la antigüedad mencionan a Jesús o a sus seguidores en varias ocasiones, aunque niegan su Deidad o las afirmaciones de sus seguidores. Si bien estas fuentes antiguas eran hostiles a las pretensiones del Nuevo Testamento,  confirmaron de forma renuente (de mala gana, a regañadientes) elementos clave de la narrativa del Evangelio.

Josefo (37-101 DC)

Cuando se examina la modesta descripción de Jesús redactada por Josefo, es claro que este historiador judío afirmó renuente lo siguiente: Jesús vivió en Palestina, era un hombre sabio y un maestro, realizó hechos sorprendentes, fue acusado por los judíos, crucificado bajo Pilatos y tenía seguidores llamados cristianos.

Talo (52 DC)

Mientras Talo parece negar el aspecto sobrenatural de las narraciones evangélicas, repitió y afirmó renuente lo siguiente: Jesús vivió, fue crucificado y  hubo un terremoto y oscuridad en el lugar de su crucifixión.

Tácito (56-120 DC)

Cornelio Tácito (conocido por su análisis y examinación de documentos históricos y considerado uno de los historiadores antiguos más confiables) describió la respuesta de Nero al gran incendio de Roma y afirmó renuente lo siguiente: Jesús vivió en Judea, fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato, y tenía seguidores que fueron perseguidos por su fe en Cristo.

Mara Bar-Serapion (70 DC)

En algún momento después del 70 DC, este filósofo sirio, escribiendo para alentar a su hijo, comparó la vida y persecución de Jesús con la de otros filósofos que fueron perseguidos y afirmó renuente lo siguiente: Jesús era un hombre sabio e influyente que murió por sus creencias, sus seguidores adoptaron esas creencias y vivieron vidas que las reflejaban.

Flegón (80-140 DC)

Flegón escribió “Crónicas” alrededor de 140 DC y afirmó renuente los siguientes detalles acerca de Jesús: Jesús tenía la capacidad de predecir con exactitud el futuro, fue crucificado bajo el reinado de Tiberio César y demostró sus heridas después de que resucitó.

Descubrimientos arqueológicos

Se han escrito muchos volúmenes sobre el soporte arqueológico para el Antiguo y el Nuevo Testamento, incluyendo esta breve lista de confirmaciones arqueológicas:

Quirinio/Cirenio            

Lucas escribió que José y María regresaron a Belén porque un gobernador sirio llamado Quirinio estaba llevando a cabo un censo (Lucas 2: 1-3). Los descubrimientos arqueológicos en el siglo XIX revelaron que Quirinio (o alguien con el mismo nombre) era también un procónsul de Siria y Cilicia entre el 11 AC hasta la muerte de Herodes. El nombre de Quirinio fue descubierto en una moneda de este periodo de tiempo, y sobre la base de una estatua erigida en Antioquía de Pisidia.

Erasto

En Romanos 16:23, Pablo escribió: “Los saluda Erasto, tesorero de la ciudad”. Un pedazo de pavimento se descubrió en Corinto en 1929 confirmando su existencia.

Lisanias

Lucas describe un tetrarca llamado Lisanias y escribió que este hombre reinó sobre Abilene cuando Juan el Bautista comenzó su ministerio (Lucas 3: 1). Se han descubierto dos inscripciones que mencionan a Lisanias. Una de ellas, fechada entre los años 14-37 DC, identifica a Lisanias como el tetrarca en Abila, cerca de Damasco.

Iconio

En Hechos 13:51, Lucas describe esta ciudad en Frigia. Algunos escritores antiguos (como Cicerón) escribieron que Iconio estaba ubicado en Licaonia, en lugar de Frigia, pero fue descubierto un monumento en 1910 que confirmó que Iconio se encuentra en Frigia.

La Piscina de Betesda

Juan escribió acerca de la existencia de una piscina de Betesda (Juan 5: 1-9) y dijo que estaba ubicada en la región de Jerusalén, cerca de la puerta Probática, rodeado de cinco pórticos. En 1888, los arqueólogos comenzaron a excavar el área cerca de la Iglesia de Santa Ana en Jerusalén y descubrieron los restos de la piscina, con pasos para entrar de un lado y cinco pórticos en el otro lado.

Politarca

Durante muchos siglos, Lucas fue el único escritor antiguo que utilizó la palabra “Politarca” para describir a “los gobernantes de la ciudad.” Los escépticos dudaban de que se tratara de un término griego hasta que fueron descubiertas diecinueve inscripciones. Cinco de ellas en referencia a Tesalónica (la misma ciudad en la que Lucas afirmaba haber oído el término).

La Piscina de Siloé

Juan escribió acerca de la “Piscina de Siloé” (Juan 9: 1-12) y la describió como un lugar de purificación ceremonial. Los arqueólogos Ronny Reich y Eli Shukrun excavaron la piscina y la dataron entre el 100 AC y el 100 DC (en base a las características de la piscina y las monedas encontradas en el yeso).

Poncio Pilato

Durante muchos años, la única corroboración que teníamos para la existencia de Poncio Pilato (el gobernador de Judea que autorizó la crucifixión de Jesús) fue una muy breve cita de Tácito. Sin embargo, en 1961 fue descubierta una pieza de piedra caliza que contenía una inscripción con el nombre de Pilato. La inscripción fue descubierta en Cesarea, una capital provincial durante el mandato de Pilato (26-36 DC),  y describe una dedicatoria de un edificio de parte de Pilato a Tiberio César.

La Costumbre de la Crucifixión

Si bien miles de criminales y presos de guerra fueron ejecutados de esta manera, ni uno solo de ellos había sido descubierto en alguna excavación arqueológica. En 1968, Vassilios Tzaferis encontró los primeros restos de una víctima de la crucifixión, Yohanan Ben Ha’galgol, enterrado en una tumba judía.

Sergio Paulo

En Hechos 13, Lucas identifica a Sergio Paulo, un procónsul en Pafos. Los escépticos dudaban de la existencia de este hombre y alegaron que cualquier líder de esta zona sería un “procurador” en lugar de un procónsul. Pero fue descubierta una inscripción en Chipre que hace referencia a Paulo y lo identifica como un procónsul.

Si bien las evidencias corroborativas “fuera de los evangelios” es extensa (sólo he citado algunos de los aspectos más destacados), también hay evidencia significativa “dentro de los evangelios” para corroborar su contenido, incluyendo (1) “Soporte involuntario de testigos” entre los autores de los Evangelios, (2) la referencia exacta de los nombres propios regionales del siglo primero, (3) las funciones gubernamentales, (4) las ubicaciones geográficas poco conocidas, y (5) El uso adecuado de la lengua antigua. He escrito sobre estas evidencias corroboran ampliamente en el Capítulo 12 de Cold Case Christianity.

Si evaluamos los relatos del evangelio con la misma plantilla que aplicamos a los testigos de los tribunales para determinar su fiabilidad, los relatos del Nuevo Testamento aprueban nuestro escrutinio y aparentar ser testimonios dignos de confianza. Por lo tanto, podemos confiar en ellos como una historia fiable, con la corroboración (como era de esperar) del testimonio renuente de autores antiguos no cristianos y el registro arqueológico de la época.

Jim Warner Wallace tiene una trayectoria de más de 25 años como policía y detective, posee un Master en Teología por el Seminario Teológico Golden Gate Baptist y es profesor adjunto de Apologética en la universidad de BIOLA.

Original: http://coldcasechristianity.com/2013/unbelievable-is-there-enough-evidence-beyond-the-gospels-to-make-their-testimony-reliable/

¿Podemos Corroborar Los Evangelios Aunque No Podamos Verificar Todos Los Detalles?

Cuando los miembros del jurado evalúan a testigos en casos penales, examinan la evidencia en un esfuerzo por corroborar las declaraciones de los testigos. Los miembros del jurado buscan alguna confirmación limitada de los hechos expuestos en el estrado. Imagínate, por ejemplo, que el te130-300x200stigo declare que el sospechoso de robo se acercó a una cajera del banco, la apuntó con un arma (usando la mano derecha), comenzó a subirse sobre el mostrador (usando la mano izquierda), le gritó a la cajera, y exigió que ella le diera el dinero de la caja registradora. Los miembros del jurado podrían querer algunas pruebas adicionales para confirmar que la declaración del testigo es exacta. Como resultado, los fiscales podrían presentar una huella digital (o la de un zapato) encontrada en el mostrador en un esfuerzo por corroborar el testimonio. Si las huellas dactilares en el mostrador coinciden con las huellas dactilares de la mano izquierda del sospechoso y la huella del zapato coincide con el zapato del sospechoso, la declaración del testigo se considera confiable y corroborada por la evidencia.

Pero ¿te diste cuenta de que las huellas del mostrador no confirman las acciones específicas del sospechoso, más allá de su contacto con la superficie? Esta evidencia corroborativa no nos dice nada acerca de por qué se subió al mostrador, nada sobre su posesión de un arma de fuego, y nada sobre su demanda de dinero. Mientras que las huellas dactilares y la huella del zapato corroboran la declaración del testigo, lo hacen sin establecer todos los posibles detalles. Esta es la naturaleza de la evidencia corroborativa; cada pieza se refiere y verifica un “punto de contacto”: un pequeño aspecto del testimonio que es suficiente para corroborar el testimonio en general. Incluso si la fiscalía tuviera una cinta del vídeo de todo el robo, muchos aspectos del testimonio del testigo no podrían corroborarse (como la parte audible del crimen, por ejemplo). En algún punto, los miembros del jurado tienen que confiar en lo que el testigo tiene que decir sobre el evento. La evidencia corroborativa siempre verifica una gama limitada de las declaraciones de los testigos.

Este también es el caso de la evidencia que corrobora el testimonio de los escritores de los Evangelios. Los escépticos a menudo argumentan que la corroboración de los Evangelios es demasiado limitada, pero la naturaleza de la evidencia corroborativa no debería sorprendernos. Debemos esperar encontrar corroboración de “puntos de contacto”; detalles parciales que tienden a corroborar la declaración en general.

Entonces, cuando la arqueología confirma un porcentaje limitado de las afirmaciones geográficas de los evangelios, esto debe ser visto como un paso significativo hacia la corroboración. Cuando un autor no cristiano del siglo I menciona algún aspecto limitado de la narrativa cristiana, esto debe ser visto como un paso significativo hacia la corroboración. Cuando la evidencia interna (la descripción correcta de los nombres propios, la estructura del gobierno y el entorno cultural del siglo I) corrobora algún aspecto limitado de los Evangelios, esto debe ser visto como un paso significativo hacia la corroboración. Y cuando todas estas evidencias corroborativas son consideradas en conjunto, esto debe ser visto como una verificación razonable de los testimonios que figuran en los Evangelios.

La evidencia corroborativa siempre es limitada; siempre se dirige a algún pequeño aspecto del evento en cuestión. Los miembros del jurado luego extrapolan, a partir de esta corroboración, la confiabilidad del testimonio. Lo hacen después de evaluar el testimonio con las otras tres preguntas que describí en Cold-Case Christianity (“¿Estuvieron presentes?” “¿Fueron honestos y precisos?” y “¿Tenían algún motivo para mentir?”). No podemos esperar que la evidencia corroborativa establezca cada afirmación del testigo. En cambio, la evidencia corroborativa nos proporciona otra pieza importante del rompecabezas de la confiabilidad. En algún punto, tenemos que confiar en lo que los testigos nos dicen sobre el evento.

Traducido de: http://coldcasechristianity.com/2013/we-can-corroborate-the-gospels-without-verifying-every-detail/#sthash.JzRpQxVX.dpuf

Jim Warner Wallace es autor de Cold-Case Christianity, tiene una trayectoria de más de 25 años como policía y detective, posee un Master en Teología por el Seminario Teológico Golden Gate Baptist y es profesor adjunto de Apologética en la universidad de BIOLA.